El liderazgo inspirador (I)

Publicado en: Sin categoría | 0

Los autores Zenger, Tolkman y Ediner (The Inspiring Leader) nos hablan en su libro del líder inspirador para sus equipos y como deben ser los comportamientos.

Consideran que la inspiración es una competencia de las muchas que ha de desarrollar un líder si quiere ejercer bien su papel, mejorar su actividad y lograr una influencia destacada en los componentes de sus equipos.

El liderazgo eficaz no surge de pronto, es la consecuencia de la adquisición y desarrollo de competencias, tanto si son fuertes o troncales de más fácil identificación, como si son las “competencias soft”. Estas están menos identificadas y valoradas, ya que tienen una serie de características que dificultan, tanto su apreciación, como su medida.

Es importante que vayamos aceptando, que además de la inteligencia, los líderes han de poseer una serie de competencias de las que se habla poco, y que cuando se habla se ellas se atribuyen más a rasgos de la personalidad del sujeto que a un aprendizaje y desarrollo efectivo.

No sabemos medir dichas competencias, tales como: inspiración, Iniciativa, imaginación, innovación, confianza, fortaleza, integridad, ambición, etc.

Se plantean también, cómo desarrolla el líder la inspiración. Si tenemos en cuenta que de la nada, nada se crea, hemos de convenir que “la inspiración” no se da de pronto, por generación espontánea y más si nos atenemos al concepto de competencia. Uno no se siente inspirado o es capaz de inspirar a los demás, si previamente no ha asimilado lo que conlleva tal actitud.  Adquirir una competencia supone un esfuerzo constante por entender y comprender lo que le rodea, analizar las diferentes fuentes y alternativas, procesar información, adquirir conocimientos, incorporar experiencias, y sobre todo, desarrollar una curiosidad mental permanente para explorar constantemente diferentes territorios, formas de hacer, experiencias ajenas y éxitos de otros.

Picasso afirmaba que a él la inspiración “le pillaba trabajando”. De esto se deduce que una disposición del líder hacia el trabajo será determinante para ser un líder inspirador

Un líder, con altura de miras, no esperará a copiar ni seguir caminos trillados, si no que indagará por su cuenta otras realidades que le aporten formas de hacer diferentes a las conocidas y le informen de lo que ocurre en su entorno. Beberá de las experiencias ajenas y sabrá interpretar en clave de estrategia los éxitos de otros.

Desde esta perspectiva, sus comportamientos despertarán en el equipo el hábito de cuestionarse lo alcanzado y estarán preparados para explorar nuevas nuevos retos.

Para los autores es fundamental actuar con talento, es decir, capacidad, compromiso y acción.

He conocido a directivos a los que solía escuchar comentarios respecto a su presidente: me inspira confianza. ”Tiene la capacidad de sorprenderme porque ve donde los demás no vemos”.” Cuando unos van él vuelve; pasa por donde otros han pasado sin ver las oportunidades y además … le ha dado tiempo a sacar al perro”. Los hechos han confirmado estas valoraciones.

 

Autor: Lorenzo Chiquero

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn