11 cuestiones que ha de entender un Líder

Publicado en: Sin categoría | 0

El liderazgo es algo efímero y como tal, se volatiliza cuando se pierde el sentido de la realidad y se intenta funcionar con planteamientos contra natura.

Lo hemos visto a lo largo generaciones. La ausencia de liderazgo hace que aparezcan capataces, con un libro inmenso de normas, directrices y ataduras que llevan a la frustración de los colaboradores. Es inútil querer camuflar la realidad, e imponer decisiones que no ayudan a desarrollar el talento de las personas ni a mejorar la actividad.

1.- El líder ha de diseñar la estrategia. Dicho esto, ha de dejar que aparezca el talento, la iniciativa y la creatividad en cada persona. Acaba de morir Zygmunt Bauman, el padre de “la modernidad líquida” donde pone de manifiesto que nada es permanente, que las estructuras se han diluido. Forzar voluntades y pretender que los colaboradores se adapten a estructuras rígidas o adopten posturas enfrentadas al sentido común, solo conducen a la frustración y la desesperación. Gente buena y brillante, termina actuando como gente mediocre.

2.- Un equipo supone que todos no deben actuar de manera uniforme y a golpe de tambor. El líder ha de tener la sabiduría necesaria para armar un equipo que se complemente, y que logre que las tareas que hace uno, sirvan para acercarse al éxito y culminar el objetivo que se persigue.

3.- No apostar a ganar, es perder. El miedo a cometer errores les ha conducido a una situación de conformidad. No se pueden poner puertas al campo y la estrategia que no conduce al éxito es un fiasco, y no tiene justificación posible. Los grandes estrategas, solo obtienen el reconocimiento cuando esta se transforma en éxito. Los cambios han de hacerse cuando se tiene éxito, cuando las cosas están bien. Cuando aparece la derrota los cambios son forzados y se necesitará tiempo para que vuelvan a surgir las ganas competir por el éxito y el hambre de triunfo, del que hablamos con frecuencia.

4.- La ilusión del éxito trae el éxito. Cuando el miedo mata la ilusión, todo se vuelve gris y anodino. El líder ha de tener capacidad de entusiasmar a sus colaboradores y dejar que traspasen las líneas marcadas, cuando su sentido común lo dicte. ¿Que se pretenden con sistemas cerrados y rígidos? Desde luego, no se implantan para estimular la creatividad si no actuar conforme a unos parámetros predeterminados. Afortunadamente la realidad se encarga de desvelar y corregir los errores.

5.- El liderazgo ha de basarse en las expectativas. Si no se potencias las expectativas de las personas, el líder esta sobrando y habrá que buscarle un sustituto. Cuando no hay dimisiones el futuro, los seguidores buscarán una salida diferente. A tiempos nuevos, ideas nuevas y lideres nuevos capaces de entusiasmar y de diseñar el futuro con claridad.

6.- Trabajar en positivo. El líder ha de partir que sus subordinados están haciendo las cosas bien. ¿Tiene acaso miedo que sus subordinados no estén comportándose de forma adecuada o funcionen de manera extraña, al margen de las normas de la compañía? Es más eficaz trabajar en positivo y ver realmente cómo se comportan los colaboradores. La experiencia nos dice que los colaboradores cuando perciben una actitud positiva, tienden a implicarse y a tomar decisiones para mejorar la situación.

7.- Conocer el trabajo de los colaboradores. El líder ha de estar cerca de los colaboradores en todo momento y no perder de vista que estos también constituyen el negocio ¿Por qué los jefes desconocen el trabajo de sus subordinados? El líder ha de contar con la estrategia de la proximidad y de la cercanía para entender los problemas y poder captar las emociones de forma directa. Los líderes o jefes que no conocen cómo trabajan sus subordinados, corren el riesgo de perder lo mejor de cada trabajador y descuidar lo que significan los objetivos a largo plazo.

8.- Tener conocimientos y herramientas para valorar a los empleados. Hemos podido comprobar cómo muchos directivos, jefes e incluso líderes, carecen de los criterios necesarios para hacer una valoración objetiva de la actividad y del comportamiento de sus empleados. Les embarga la emoción el día que descubren la faceta humana y las vidas de sus trabajadores. Lo quieren resolver con soluciones económicas o de reconocimiento tardío. Hasta ese momento parece que la inteligencia emocional era un capítulo aparcado dentro de la actividad y el negocio.

9.- Buena comunicación. La comunicación es la clave para gestionar adecuadamente los equipos de trabajo y para que el líder pueda llevar a cabo sus propósitos. La comunicación es una herramienta importante de gestión, pero también la forma de entender lo que sucede en los equipos de trabajo. Si el líder no es un buen comunicador, será difícil que pueda saber lo que piensan o lo que sienten sus colaboradores.

10.- Inspiración. Los líderes han de inspirar en sus colaboradores el deseo de hacer las cosas bien y de lograr cada vez nuevas metas y nuevos retos. Su capacidad para motivar y animar al equipo será una de las claves para que el equipo vaya cada día un poco más allá.

11.- Capacidad para enfrentarse a la complejidad. Ha de tener visión y habilidades para actuar con rapidez en entorno complejos, manteniendo la coherencia, fortaleza, optimismo, seguridad en si mismo. Cuando detectamos en un líder esta capacidad, podemos deducir que es una persona con inteligencia emocional, seguridad en si mismo y visión de futuro,

Autor: LORENZO CHIQUERO SANCHEZ – PROFESOR DE ESCUELA EUROPEA DE NEGOCIOS

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn