Estudios de Postgrado y empleabilidad

Publicado en: Sin categoría | 0

“Todos los problemas, son problemas de educación” Domingo Faustino Sarmiento.

Encontramos en nuestra historia a algunas personas que han dejado un buen legado sin pasar antes por la escuela o habiéndolo hecho de manera breve.

En el ámbito de lo político podemos señalar a Abraham Lincoln y Jorge Washington; en la ciencia a T. Alva Edison y Pierre Curie; en la música a W. Amadeus Mozart y en la literatura a Agatha Christie.

En nuestros tiempos y según señala la lista Forbes, Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zuckerberg no terminaron sus estudios universitarios. Amancio Ortega, el hombre más rico de Europa y cuya fortuna procede de los ingresos de las empresas por él creadas, dejó el colegio a los 13 años para trabajar en una tienda de ropa en La Coruña.

A Liliane Bettencourt, máxima accionista de L´Oreal y novena en la lista de los más ricos en el planeta, no se le conocen referencias educativas.

Parece que la lista de personajes podría ser larga, pero realmente no lo es tanto…

Y es que si no se tienen las capacidades y/o las oportunidades que tuvieron estas personas, y tampoco los atributos de Angelina Jolie o Leo Messi, el único secreto para conseguir un empleo, mantenerse activo en el mercado laboral y a la larga poder tener un buen sueldo, es estudiar más y mejor.

En el año 2005 ya la Encuesta de Transición Educo-Formativa e Inserción Laboral nos adelantaba que los jóvenes que terminaban los ciclos formativos de grado medio y superior conseguían más altas tasas de empleo estable que los que, con su edad, habían abandonado los estudios.

En la actualidad, las estadísticas del INE y Eurostat nos muestran grandes diferencias en la obtención de un puesto de trabajo atendiendo a los estudios que se hayan realizado.

Fuente: INE[1].  Elaboración propia

Así, podemos observar que en todos los casos, las personas que abandonaron los estudios en los niveles 0-2 de la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación (preescolar, primaria y secundaria 1ª etapa), tienen una tasa de desempleo que es al menos el 105% superior a la de las personas que completaron sus estudios en los niveles 5-6 (primer y segundo ciclo de educación superior). En el caso de los hombres, los que no han estudiado tienen un 234,5% más de desempleo que los que han terminado estudios universitarios y/o de postgrado.

Acercándonos un poco más, vemos que en el año pasado la empleabilidad de los que habían estudiado un postgrado era un 60% mayor que la de aquellos que no habían continuado su formación tras la universidad. En algunas autonomías la tasa de desempleo de las personas con postgrado era inferior al 4%, como Galicia (3,2%), Cantabria (3,8%) y Aragón (3,83%)[2]. Y teniendo en cuenta que hablamos del año 2014, porque si nos remontamos al 2008, eran varias las Comunidades en España en las que directamente no había postgrados que se encontraran en situación de desempleo.

Todos estos datos no hacen sino confirmar la realidad que vivimos en los departamentos de Recursos Humanos, y es que en las organizaciones cada vez buscamos personas más capacitadas que puedan adaptarse a los distintos retos que sin duda veremos llegar en el mercado y la sociedad.

El Informe Adecco 2014 señala que hay cinco áreas funcionales que se reparten el 75% de las ofertas para las que se requieren postgrados, y son el área legal, marketing, recursos humanos, administración de empresas y calidad.

Así pues, en nuestro desarrollo vital, la familia nos proporcionó las bases para nuestra educación, la escuela los conocimientos generales y la universidad un acercamiento a una familia o un sector productivo. Sin embargo, los estudios de postgrado son los que nos permiten una especialización –técnica y socioemocional- necesaria para algunos puestos de trabajo, a los que directamente nunca podremos acceder si no contamos con ellos.

Por todo ello, normalmente no importa si la persona ha estudiado psicología, relaciones laborales, filosofía o derecho. Si se quiere trabajar, por ejemplo, en un departamento de recursos humanos, las puertas se abren cuando se tiene un estudio de postgrado.

 

Autor. María Jesús Mata

Consultora especializada en Dirección de Personas en las Organizaciones y docente en la Escuela Europea de Negocios.

[1] INE. Tasas de paro según grupos de edad y niveles de educación. Brecha de género.

[2] La voz de Galicia. 24-02-2015 Los gallegos con postgrado, los de menor tasa de paro del país.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedIn