¿MBA? Mente Bien Abierta

Por Álvaro Rodríguez, alumno Máster MBA Executive .

Hace solo unos meses me empezó a entrar la curiosidad por reforzar mi formación y hacer “algo distinto” a lo que vengo haciendo estos últimos años en mi empresa. Trabajo en la industria farmacéutica, y en ella llevo 11 años en el sector de la Nutrición Enteral.
Como os digo, en el último año empecé a tener la sensación de que mi Curriculum estaba muerto, mi formación apalancada y mis orejeras muy desarrolladas. No os penséis que tengo un trabajo aburrido y monótono sino más bien al contrario; trabajo en un área comercial con 10 personas, intento abarcar 6 provincias del norte de España con sus particularidades en materia sanitaria (y personalidades!!!!), y movemos en torno a 30 referencias. Pero tenía ganas de algo distinto……
Me empecé a interesar por hacer un master, pero…..¿qué máster?, ¿en qué temática?, en que ciudad?, ¿en qué escuela de negocios?, ¿en una universidad?…..
Después de unas cuantas búsquedas en internet, te das cuenta de que hay un mundo dentro de los masters, las universidades y las escuelas de negocios y no sabes cómo diferenciar una de otra. Afronté con ilusión el invertir tiempo y dinero en mi formación, pero como no sobra ni el uno ni el otro, intentas tirarte a la piscina, sabiendo al menos que hay un poco de agua.
Por fortuna tengo un amigo que me aconsejó y me invitó a su casa para enseñarme el “Estudio de Mercado” que él había hecho antes de decidirse por la EEN. Las diferencias entre las escuelas se pueden establecer básicamente por el claustro y por los master que ofrecen. Pero es que además, no es fácil saber orientarte del todo sobre si quieres unos conocimientos más generales o más específicos en determinadas materias.
Creo que el criterio principal de diferenciación, viene por la edad que tienes. En función de la misma y la experiencia laboral, se marcan las diferencias entre un master de postgrado de una universidad o un master de una escuela de negocios.
Es importante que quien no sepa nada de este mundo, tenga claro esto desde el principio, para no dar tumbos por los sitios equivocados. Además, y ahora que llevo 5 meses de master creo que puedo decirlo, es fundamental venir con absoluta intención de aprender y escuchar, y también de aportar.
Sabes lo que sabes (puede ser mucho o poco) de lo que conoces, pero no sabes nada de lo que no conoces. Compartir clases con personas de distinta formación, que trabajan en distintos sectores, que piensan de manera diferente, que tienen prioridades distintas a las tuyas es un lujo que, moderado por un buen profesor, hace que puedas aprender mucho no solo de la materia que se imparte, sino de cómo dicha materia se aplica en una u otra empresa, en uno u otro sector.
Estoy a mitad de master y el proyecto empieza a invadir nuestras vidas…….. En unos meses os contaré sobre esta otra “pata” clave de los master; el proyecto de fin de master. Solamente tenemos que hacer un buen análisis externo e interno del sector, tener clara nuestra estrategia y su coherencia con nuestra misión, visión y valores y por último, segmentar adecuadamente nuestros clientes potenciales para, con la estrategia de diferenciación correcta, conseguir una ventaja competitiva sostenible…..
Estamos en los pasos iniciales, donde el trabajo en equipo entre un economista, un farmacéutico y un ingeniero, promete aportar algo nuevo al sector de las guarderías….. Con esta descripción yo no me apostaría demasiado a priori, pero conociendo a los miembros del equipo y las ganas que le estamos echando, prometemos dar guerra!!